Carta de presentación

El fútbol es el deporte más popular y elegido como favorito por muchos niños y padres. De entre todas las actividades deportivas es la que más practican. Entrenan durante la semana y sábados o domingos tienen partido con sus clubs o colegios.

Juegan en el patio, en el barrio, en la plaza, en el polideportivo. Lo ven en televisión, los informativos le dedican horas y horas, van al estadio, compran video-juegos, coleccionan cromos.

Tiene muchas virtudes, las propias de cualquier deporte: hacen ejercicio, les mantiene alejados de hábitos poco recomendables, se socializan, compiten, ganan autoestima, aprenden tolerancia, se sacrifican.

Esto significa que el fútbol enseña puntualidad, constancia, disciplina, espíritu de superación, ayuda a adquirir el dominio de sí mismo, de la ansiedad y del temor, a vencer la presión, a valorar las diferentes opciones.

La práctica del fútbol nos une, contribuye a fomentar la idea de equipo, de compartir, de trabajar todos en favor de un objetivo común, a desarrollar el valor de la solidaridad, la importancia de ayudar a los demás, a desarrollar el espíritu de compañerismo y el respeto al rival. Es uno de los motores más importantes que existen para la integración y la tolerancia.

Entonces, si el fútbol solo tiene cosas buenas, si solo aporta valores positivos a las personas que lo practican ¿por qué hablamos aquí de Fútbol Educativo? ¿Cuál es el objetivo de este proyecto?


La práctica del balón que se lleva a cabo de forma educativa, respetando las características psicoevolutivas de los alumnos, cumpliendo la no discriminación ni selección, adaptando reglas y materiales, siendo saludable para todos los participantes, y teniendo una menor competitividad. Eso es, o eso debería ser el Fúbol Educativo

futbol-41-700x700
futbol-09-e1480521568800-700x1000
futbol-15-700x700
futbol-14-1000x700

¿Qué es el fútbol educativo?

El fútbol no es educativo por sí mismo. Tiene que cumplir unas orientaciones básicas encauzadas a través, del entrenador, aunque también son importantes las aportaciones de padres, federaciones y clubes, espectadores, o los propios jugadores.

Después del colegio, el fútbol es considerado la actividad más importante por los jóvenes. Pero muy pocos son los futbolistas que llegan a ser profesionales. Uno de cada 10.000 niños llega a jugar como profesional. ¿Será nuestro hijo? Probablemente No y estaremos equivocados si creemos que en nuestro caso será distinto. Sin embargo, nunca se lo diremos a los jugadores. ¿Quién no ha soñado con ser futbolista?

Los jóvenes tienen derecho a soñar porque es una ilusión que les llena por el momento. Esa ilusión, esa meta que para ellos es actualmente alcanzable, hemos de aprovecharla para inculcarle esos hábitos que le ayudarán a intentarlo, a la vez que adquieren unos valores para toda la vida.
Entonces el Fútbol Educativo son todos esos valores positivos aliñados con grandes dosis de respeto al rival, de Fair Play, hermandad, deportividad, de competición limpia y mucho sentido común que tiene que llegar a través de los ejemplos que aporten los padres y entrenadores, sobre todo.


Son todos esos valores positivos aliñados con grandes dosis de respeto al rival, de ‘Fair Play’, hermandad, deportividad, de competición limpia y, sobre todo sentido común

Los números son incontestables

El fútbol es el deporte rey y su afición va en aumento, ya que cada vez más niños lo practican. Uno de cada cuatro jóvenes en España quiere dedicarse al fútbol.

Un estudio realizado hace unos años por la compañía JETIX, experta en entretenimiento infantil, entre más de 1.000 niños españoles de entre 4 y 10 años, con el objeto de averiguar sus preferencias deportivas, así lo demostraba.
Los niños prefieren el fútbol (44%) frente a un 31% que prefiere el baloncesto y un 25% el tenis.

Un 59% de los niños prefieren “echar un partido real con los amigos”. También el estudio demuestra que el 39% de los encuestados les gusta “sudar la camiseta con su padre, si éste puede”. Y el 33% con sus hermanos. Finalmente, el 28% prefiere a sus amigos.

Ver a su equipo favorito en el estadio de fútbol, es uno de los deseos que más se repiten entre los niños, y así lo asegura el 40%. A un 33% les da igual el lugar desde donde vean a su equipo favorito siempre que sea rodeado de sus amigos, y a un 27% le apetece mucho ver el partido desde la tele de casa.


Los niños prefieren el fútbol (44%) frente a un 31% que prefiere el baloncesto y un 25% que opta por el tenis

futbol-27-1200x800
futbol-39-700x700