La vergonzosa conducta argentina en la final de la Copa Libertadores presenta un aspecto positivo que vale la pena resaltar: nos ha mostrado a las claras que nuestro problema central es la falta de educación. LA NACIÓN

Es que la causa de este bochorno no es un tema puntual producto de un grupo de inadaptados que rodea el fútbol. El problema es
bastante más que eso. Está protagonizado por una sociedad que modificó sus conductas
para permitir la barbarie.
Habernos acostumbrado a los partidos de fútbol sin los aficionados del equipo visitante, habernos adaptado a las piedras, a las corridas y a la violencia que se hace presente todos los fines de semana en un partido de primera o segunda (o incluso, lo que es más grave, en los partidos de infantiles donde los padres convierten las canchas en escenario de peleas y griteríos infartantes), son señales del nivel de brutalidad al que hemos descendido. Y allí es donde está el problema: los argentinos todos convivimos con la mala educación sin advertir que esta es la causa principal de nuestros males. Pero lo ocurrido en el fútbol ha tenido tanta visibilidad que, sin quererlo, puede convertirse en una magnífica oportunidad para despabilar a una sociedad anestesiada.

FUENTE: https://www.lanacion.com.ar/2197025-hacia-una-nueva-era-de-las-relaciones-entre-china-y-la-argentinaes-la-falta-de-educacion-no-el-futbol

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *