Gritar a los niños es una forma habitual que tienen los padres de educar a sus hijos, pero esto ha cambiado en los últimos años. Ya no se recurre ni a los temidos azotes o bofetadas, pero todavía muchos padres gritan a sus hijos en alguna ocasión. Aunque la mayoría sabemos que no funcionan los gritos para educar a nuestros hijos siguen utilizando este recurso. EL MUNDO

Para los expertos los gritos no solamente son totalmente ineficaces, sino que influyen en la autoestima de los hijos y en el aumento de la ansiedad y la depresión. Un estudio de 2014 realizado por The Journal of Child Development demostró que gritar produce resultados similares al castigo físico en los niños y supone un aumento de los niveles de ansiedad, estrés y depresión y en los problemas de conducta.

FUENTE: https://saposyprincesas.elmundo.es/bienestar/psicologia-infantil/por-que-no-gritar-a-los-ninos/

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *