A mediados de los años noventa, la exestrella bosnia de futbol Predrag Pašic rechazó huir de su país durante el bombardeo del ejército serbio contra Sarajevo. Por el contrario, se quedó en su ciudad natal y abrió una academia de futbol para rescatar a cerca de 10 mil niños amenazados por la guerra. Con motivo del Mundial de Rusia 2018 que está en puerta, Proceso entrevistó a quien fuera delantero del FK Sarajevo y de equipos alemanes como VƒB Stuttgart y TSV 1860 München para hablar de su proeza en pleno conflicto bélico. “En la manera de patear un balón se puede notar al niño que está destrozado por la guerra. El futbol nos mantuvo a todos de pie”, recuerda. PROCESO

PARÍS (Proceso).- Predrag Pašic´ nace el 18 de octubre de 1958 en Sarajevo, capital de Bosnia y Herzegovina.

Por aquel entonces, el pequeño país de los Balcanes integra, junto con Eslovenia, Croacia, Serbia, Macedonia y Montenegro, la República Federativa Socialista de Yugoslavia, “un mosaico de seis repúblicas, cuatro lenguas, tres religiones, dos alfabetos, pero con un solo partido”, según las palabras del mariscal Josip Broz Tito, su líder histórico.

“Las ventanas de la clínica donde mi madre dio a luz y las del departamento familiar en el que crecí daban a un estadio de futbol”, cuenta Pašic´.

Su voz suena divertida al otro lado de la línea en el momento en que iniciamos nuestra plática telefónica.

“¡Fue un guiño del destino!”, asegura y se ríe.

Entre sus mejores recuerdos infantiles menciona los partidos de balompié a los que asiste desde el balcón de su casa.

“Si acaso tenía tres o cuatro años y ya estaba embelesado”, comenta.

FUENTE: https://www.proceso.com.mx/532893/ni-la-lluvia-de-bombas-los-hizo-dejar-de-estudiar-futbol

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *