La asignatura es una antigua demanda pero aún surgen dudas sobre cómo se implantará. EL MUNDO

http://thenovello.com/alfondie/elkos/943 Es un avance notable en un reino donde la población femenina vive aún sometida a la tutela de un varón

segler bekanntschaften En septiembre, cuando las escuelas públicas solo para niñas reabran sus puertas en Arabia Saudí, una nueva asignatura esperará a las jóvenes. Por primera vez, los colegios públicos ofrecerán Educación Física,  menschen richtig kennenlernen sprУМche una materia vetada hasta ahora al alumnado femenino. Las autoridades del reino, guardianes del islam más rigorista, acaban de anunciar esta pequeña revolución.

rencontre homme mauricien celibataire «Es una decisión histórica que nos ha llenado de alegría», reconoce a EL MUNDO Lina Almaina, miembro del Consejo de la Shura -una asamblea parlamentaria de carácter consultivo- y la primera mujer en presidir un club deportivo. «Está en la línea de la visión del rey Salman de construir una sociedad más sana», desliza.

Pocos detalles han trascendido de  http://h2epod.com/10-ways-hydrogen-decreases-the-risk-of-heart-disease/ un avance notable en un reino poco dado a las reformas, donde su población femenina vive aún sometida a la tutela de un «mahram» (un tutor varón), ya sea progenitor, cónyuge, hermano o incluso vástago. Necesitan su plácet para estudiar, trabajar, abrir una cuenta bancaria, someterse a una intervención quirúrgica o practicar deporte. Según el Ministerio de Educación saudí, la introducción del ejercicio físico en las escuelas públicas de niñas -establecidas hace tan sólo medio siglo- se llevará a cabo de manera gradual «conforme a las reglas de la ‘sharia’ (legislación islámica)».

¿Será solo teórica?

«La asignatura era una antigua demanda pero, tras su anuncio, surgen muchas preguntas. ¿Cómo se implantará? ¿Quién impartirá la materia si las profesoras no han recibido ninguna formación? ¿O acaso será sólo teórica?», comenta en conversación con este diario Nasima al Sadah, una conocida activista saudí empeñada en like it  mejorar la precaria situación que viven sus compatriotas. «Quedan menos de dos meses para el inicio del curso y las escuelas femeninas no están preparadas. No cuentan con instalaciones para la práctica deportiva».

Hasta la fecha, el deporte entre las féminas había sido un tabú en las vigiladas calles saudíes. Sus detractores censuran la falta de recato de la ropa deportiva o el riesgo de que con el deporte  site rencontre suisse las mujeres desarrollen su musculatura hasta asemejarse a la de los hombres. «No creo que haya grandes muestras de rechazo porque es un decreto emitido por el rey. La Educación Física se desarrolla dentro de las escuelas, en lugares cerrados», apostilla Al Sadah.

Almaina, sin embargo, no oculta que el paso application pour se voir vieux  ha causado malestar en los estamentos más recalcitrantes de la monarquía absoluta. «Es probable que haya un gran sector en contra de esta idea pero forma parte del desarrollo normal de la mujer. El deporte es salud, alegría e inversión en uno mismo», replica la política, consciente de los graves índices de obesidad y diabetes que registran los súbditos saudíes.

Aprobado desde 2014

El Consejo de la Shura aprobó en 2014 la introducción de la Educación Física en el currículo femenino en un sistema escolar que mantiene una  http://ducove.sk/milno/1799 estricta segregación por sexos pero la resolución jamás se aplicó ante las críticas de los ulemas, que lo consideran una prueba de la creciente «occidentalización» del país. Hasta ahora, la única alternativa para niñas y adolescentes interesadas en practicar algún deporte era acudir a clases privadas.

En los últimos meses la corte saudí ha convertido la promoción del deporte en uno de sus objetivos. A principios de este año concedió licencia para la apertura de una cadena de gimnasios exclusivos para mujeres en todos los rincones del país, un proyecto que lidera la princesa Reema bint Bandar Al Saud, vicepresidenta de la autoridad general de deportes. En 2012 Riad envió por primera vez a a dos atletas a los Juegos Olímpicos. Una exigua cifra de participación que se duplicó el pasado año en Río de Janeiro.

A pesar de los progresos, el comité olímpico saudí solo permite que las mujeres compitan en disciplinas aceptadas culturalmente que se adecuen a la interpretación literal del Corán como  have a peek at this web-site la equitación, el tiro con arco o la esgrima. Deportes como el tenis, el fútbol , el voleibol o el baloncesto siguen vetados para ellas. Según las autoridades, solo el 13 por ciento de los saudíes practica algún deporte al menos una vez a la semana. Un dato que Visión 2030, el proyecto urdido por el flamante príncipe heredero Mohamed bin Salman para reformar el país, quiere elevar hasta el 40 por ciento.

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Marquez Valdes-Scantling Jersey