visit this page Elisa Mele, internacional con Italia, deja el fútbol a los 21 años para colaborar en una misión humanitaria en Mozambique. «Quiero ser la voz de quien no tiene voz», asegura la ex jugadora del Brescia. EL MUNDO

helpful resources Tenía un futuro prometedor en la élite del fútbol, con las comodidades que implica -aunque sean muchísimas menos en los equipos femeninos-. Centrocampista de la selección italiana y del Brescia, uno de los conjuntos más potentes de la Serie A, con el que había ganado el Scudetto, una Copa de Italia y dos Supercopas de su país, Elisa Mele llevaba ya tres temporadas vistiendo la camiseta del primer equipo. Había debutado también en la Champions League y, sin embargo, a sus 21 años ha decidido poner fin a su carrera. No ha sufrido ninguna lesión fatal, ni siquiera un golpe trágico que ha cambiado su vida. Simplemente se ha parado a pensar y ha optado por dejarlo todo para ser misionera en África.

dating marlow «¿Qué quiero hacer, o mejor, quién quiero ser? Y mi respuesta, siempre segura, que decía ‘quiero ser futbolista’ ha empezado a dejar paso a ‘quiero ser voz de quien no tiene voz, ayuda para los demás, quiero ser quien me dice mi corazón’», escribió en una nota difundida por su club. Lo dicho, 21 años y adiós al fútbol. Y lo que le ha dictado su corazón ha sido tomar un avión a Mozambique para participar en una misión humanitaria, en la que colabora desde la semana pasada a través de una ONG católica con sede en Brescia. Los primeros días la han reafirmado en su decisión. «Está yendo todo bien. Estoy muy contenta con la decisión que tomé y con cómo estoy colaborando aquí», comentaba ayer mismo en comunicación con este periódico, en uno de los contados momentos en que encontró conexión. Reafirma hoy lo que pensaba cuando colgó las botas, a principios de verano.

«Donando se recibe tanto…»

http://www.seo-pruvodce.cz/moloko/660 «Sería egoísta y poco creíble incluso conmigo misma si digo que me marcho sólo por ayudar y hacer el bien, porque estoy convencida de que antes que nada seré ayudada. Donando se recibe tanto…», añadía Elisa en su misiva. En medio del trajín del viaje subrayaba que se trata de una idea que en los últimos meses «ha pasado de un pensamiento a algo más». Porque el pasado año terminó sus estudios en servicios sociosanitarios, y eso finalmente ha pesado más que el balón, por más que en su carta dejara claro lo mucho que le cuesta dejar el fútbol.

dating cafe reisen En su habitación todavía luce la foto de su primer equipo, fechada en 2002, cuando sólo tenía seis años. Empezó a jugar, como tantos niños (y tantas niñas) de Italia, en la parroquia. Le costó, pero llegó al Brescia, el equipo de su ciudad, en 2007. Si es necesaria una comparación cercana de lo que representa esta escuadra, a sus jugadoras les llaman leonas. Y como tal -como buena leona- siguió todo el recorrido desde las categorías inferiores hasta la Serie A, sin atajos.

online dating phone numbers Elisa confiesa que no habría llegado a ser la chica que es sin este deporte, aunque «tampoco aquí una jugadora puede ganarse la vida con ello». «El mundo del fútbol tiene una importante dimensión económica, seguramente un poco excesiva», sostiene y, por si no quedó claro, precisa: «El masculino». En su narración también hay algo de denuncia. No por obvio resulta menos certero: «Es imposible imaginar un fútbol femenino al nivel del masculino económicamente, pero quizás si hubiera un poco más de visibilidad también una futbolista podría hacer de lo que ama, su única profesión, sin riesgos».

700.000 afectados por el ciclón

http://atver-acis.lv/tyre/1343 Sus razones para abandonar el fútbol y abrir un nuevo camino como misionera no hay que buscarlas en el bolsillo, es sólo «una elección personal». A Mozambique ha viajado con algunos de sus antiguos compañeros de la parroquia, donde ayudan a construir una escuela, un laboratorio y echan una mano en la reconstrucción tras los daños del ciclón Dineo, que este año dejó más de 700.000 afectados en aquel país. Realmente serán unas semanas; lo que haga después todavía está por ver, aunque sabe qué no hará.

annonce dakar rencontre Después de 44 partidos a nivel profesional, después de ocho goles, se marcha del club de su vida. En realidad es el equipo lo que deja, no el deporte, su deporte durante 15 años y en adelante. «Utilizaré el fútbol como instrumento, educación o juego con los muchachos allá donde esté». Ese es el fútbol real en el que cree, en el que creció y el que difícilmente se puede abandonar.

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

conocer chica internet Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

http://parkbarnyc.com/?flomasr=site-de-rencontre-gratuit-37-sans-inscription&90d=49

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Marquez Valdes-Scantling Jersey